De cómo el ser humano pasó de ver la Tierra plana a verla esférica

La Tierra nunca fue ni será plana. De hecho, su forma la podemos asumir como constante desde que el ser humano lleva pisandola, y se acerca mucho al de una esfera (ligeramente achatada por los polos). Lo único que ha variado con el paso de los años es la concepción que el ser humano ha tenido de su forma. Si nos remontamos a las primeras civilizaciones a lo ancho y largo del mundo, nos encontramos con un factor común: todos creyeron que la Tierra era una superficie plana.
Aún así, pese a esa gran similitud intercultural, se podían encontrar algunas diferencias entre las distintas civilizaciones. Si tomamos el primer mapa del mundo, originario de la civilización sumeria, nos encontramos con un mundo plano en el que no se concebían posibles límites. En el lado opuesto tenemos la concepción china e hindú, cuyas civilizaciones creyeron hasta bien entrado el siglo XVII que la Tierra era plana con una forma finita. Aún así, cabe destacar lo curioso de que en China se creía que las estrellas yacían en un firmamento en forma de bóveda esférica, en la que dibujaron los primeros mapas del cielo.

I: Modelo de Tierra plana según la mitología hindú

I: Modelo de Tierra plana según la mitología hindú

Hasta el florecimiento de la civilización griega, las cosas no comenzaron a cambiar. El primero en plantear un concepto distinto al de la Tierra plana fue Anaximandro de Mileto, quién a mediados del siglo VI a.C. propuso un modelo de la Tierra en el que el norte y el sur se curvaban, mientras que tanto hacia el este como hacia el oeste, la Tierra se mantenía plana. Así concibió el concepto de tierra cilíndrica. Sus afirmaciones fueron novedosas, y se acercaron al modelo real mucho que cualquier otro modelo anterior, pero no tuvo gran repercusión entre los pensadores griegos.

II: Aristóteles

II: Aristóteles

En los años posteriores, algunos historiadores creen que Pitágoras y Parménides plantearon el concepto de Tierra esférica, aunque no existe evidencia definitiva que lleve a pensarlo, a parte de la coherencia con el resto de sus filosofías y creencias. La primera evidencia de enseñanza del modelo de Tierra esférica en las escuelas griegas la encontramos con Platón, quién a su vuelta de Italia enseñó esta concepción a sus alumnos. Aún así, no existe constancia de que explicase las razones que le llevaron a pensar eso.
Pasaron varios siglos desde la muerte de Pitágoras hasta que alguien intentase dar evidencias de que la Tierra era esférica. Aristóteles, en su concepción del universo, los elementos, y su particular visión de la gravedad, asumió que la Tierra era esférica. Además se convirtió en la primera persona que presentó pruebas de por qué la Tierra era esférica y no plana o cilíndrica.
Aristóteles, para defender su teoría de la Tierra esférica, recurrió a los eclipses lunares. Durante un eclipse de Luna, cuando la sombra de la Tierra aparece en la superficie lunar se observa con facilidad su forma redondeada. A esto, le añadió la realidad del horizonte. Personas localizadas en puntos distantes no veían las mismas estrellas en el firmamento, algo que sólo era posible si los horizontes variasen, cosa sólo posible con una Tierra esférica.
Las pruebas que aportó Aristóteles de que la Tierra era esférica fueron concluyentes para la cultura griega, dándose a partir de este momento como un hecho común a todas las escuelas. Pero una vez que se conocía la verdadera forma de la Tierra, se quería conocer su verdadero tamaño, y ni los sistemas de medición, ni los sistemas números ayudaban para ello.
La primera persona en hacerlo, según los registros que nos han llegado a nuestros días, fue Erastótenes, quien bajo el mandato de Ptolomeo III, realizó una medición de la Tierra que aún sorprende a día de hoy por su precisión dados los medios de los que disponía. Erastótenes había observado que en Siena (una ciudad de la antigua Grecia correspondiente a la actual Asuán, en Egipto) en un día concreto del verano, una barra vertical sobre el río Nilo no daba sombra a mediodía. No recordaba haber visto ese mismo hecho en Alejandría, por lo que decidió medir gracias a ello el tamaño de la Tierra.

III: Medición de la Tierra por Erastótenes

III: Medición de la Tierra por Erastótenes

Para conseguirlo, con un carro contó el número de vueltas que daba en su traslado desde Siena a Alejandría, intentando respetar el camino más recto posible. De este modo estimó la distancia entre ambas ciudades en 5.000 estadios, el equivalente a 800 kilómetros. Valiéndose de este dato, la sombra proyectada por una barra vertical en Alejandría en el mismo día del año y de la geometría euclidiana, obtuvo que el perímetro de la Tierra era de unos 41.000 kilómetros, errando respecto al tamaño actual en tan sólo un 3%. Yendo más allá, Erastótenes creó los primeros mapas con meridianos y paralelos, que si bien no respetaban la realidad, si que sentaron un precedente de cara a la cartografía moderna.
De aquí en adelante, el concepto de Tierra esférica se fue expandiendo entre otras civilizaciones, erradicando la concepción de Tierra plana. Un dato que mencionar aquí es que, a diferencia de lo que muchos creen, tanto Cristóbal Colón como los Reyes Católicos eran conscientes de la forma esférica de la Tierra, siendo su única discrepancia su tamaño real. Cristóbal Colón estimaba un tamaño menor que le permitiría llegar a las Indias, que le habrían llevado a la muerte de no encontrar por fortuna un continente intermedio, América.

Nota: Si te gustó esta entrada, puedes suscribirte al feed RSS del blog, hacerte seguidor de la cuenta de Twitter, fan de la página de Facebook o añadir la página de Google+ a vuestros círculos. También puedes visitar la galería de fotos históricas en la cuenta de Flickr del blog o la galería de Mapas en Facebook.

Fuentes: http://recuerdosdepandora.com/